Microgimnasia

microgimnasia

¿Qué es la Microgimnasia?

Si el dolor de espalda, las cervicales, el lumbago, la artrosis, los pinzamientos, los dolores de rodillas, o cualquier otro problema muscular no te dejan vivir, la Microgimnasia, una terapia rápida, sencilla y nada agresiva puede ayudarte a recuperar el  bienestar.

La Microgimnasia es un método terapéutico que se practica en grupo o de forma individual.

Cómo se practica ?

Se experimenta con el CUERPO de una forma:

  • consciente (dejamos de pensar para pasar a sentir);
  • con posturas muy estudiadas de manera que el cuerpo no se escapa (si estiramos una parte del cuerpo, no es a costa de que otra se acorte o contraiga);
  • realizando micromovimientos, movimientos pequeños y lentos, pues es la única manera de llegar a la musculatura más profunda, que es la que nos produce más problemas, dirigiendo la
  • atención hacia el interior con una
  • respiración adecuada, en la que se hace énfasis en alargar la espiración, único
  • momento en que realmente podemos soltar la musculatura.

Es importante llevar ropa cómoda y ancha que no impida realizar ningún movimiento ni genere incomodidad.

Cuál es el objetivo de la Microgimnasia?

El objetivo es eliminar los núcleos de tensión existentes en las cadenas musculares, principalmente en la cadena muscular posterior (CMP) que va desde la cabeza hasta los pies y funciona como “una sola “ y que son los nos acarrean los problemas y las lesiones

En contra de lo que se pudiera pensar, no se trata de realizar ejercicios, porque estos están enfocados a tonificar más los músculos, con lo que se podría aumentar más su contractura. Lo que hacemos en Microgimnasia son posturas que llamamos “preparatorios acondicionadores”.

Los “preparatorios acondicionadores“ reconocen el cuerpo, lo predisponen, lo arreglan y lo acondicionan, le devuelven a los músculos el tono adecuado, el original, el que necesitan, tanto si este se presenta bajo como si es excesivo, aumentando su Elasticidad y Flexibilidad.

Por tanto, es en el acortamiento de estas cadenas musculares donde se esconde el origen de muchos de los problemas que afectan a nuestros huesos y articulaciones, así como a la mayoría de los tejidos blandos como cartílagos, tendones, ligamentos y músculos.

Cuál es el verdadero origen del problema?

Cuando se produce una lesión, o simplemente nos duelen las piernas, la espalda, los brazos, o nos contracturamos de golpe o nos sorprende una tortícolis, o nos quedamos clavados de repente… aparte de sentarnos mal, dormir mal, colocarnos mal cuando estamos de pie, y no poder ya con nuestra alma… Qué pasa con nuestras emociones?

 Nuestras emociones nos atrapan, se enganchan a las tripas, a los músculos, tirando de ellos, estrujándolos. Es muy común caer en el error de decir que los músculos son débiles y que por eso se lesionan.

Pero no es así. No es su debilidad lo que nos hace vulnerables, sino un exceso de tensión. Y esa tensión, excepto en casos de un trauma violento, se debe a un sinfín de emociones mal gestionadas.

El stress, la tristeza, el miedo, la vergüenza, la ira, son sentimientos que ponen en guardia a nuestros músculos. Una emoción mal gestionada, influye en las tensiones musculares y estas nos llevan a adoptar posturas incorrectas y descompensadas para evitar el dolor o el malestar. Y estas posturas nos generan aun más tensión en los músculos y acaban por lesionarnos y por fastidiar también los huesos. Es un “círculo vicioso”. Eso puede dar al traste con nuestra vida laboral y personal porqué no hay nada que invalide más que el DOLOR, físico, emocional, o los dos conjuntamente.

Cómo nos ayuda la Microgimnasia?

Nos lleva de la mano a bucear en el cuerpo, a quererlo, y en ese trayecto “suavizamos los músculos capa a capa, los tranquilizamos, les devolvemos el tono adecuado, la elasticidad, la flexibilidad. Y a medida que lo hacemos, con tranquilidad, con respeto y con cariño, aflora y se libera la emoción que los ha maltratado, ese parásito que se agarraba a ellos y al que íbamos alimentando cada día sin saberlo.

Por tanto el premio es muy abundante: se va más ligero, se esfuman el mal de espalda y los dolores articulares, dolores de cuello y cabeza, lumbares… Desaparecen las tensiones, se está más calmado, se tiene alegría, crece la autoestima y la empatía, mejora la relación con los demás y retornan las perdidas ganas de vivir.

Qué debes hacer?

Lo más importante es tomar conciencia de la necesidad de restaurar adecuadamente su cuerpo, así como de abrirte a los cambios necesarios de actitud, conducta, posturas y hábitos.

Practicar Microgimnasia un ratito cada día, para conocer su cuerpo y poco a poco ir cambiando posturas y hábitos incorrectos que son incompatibles con nuestro bienestar.

Practicando Microgimnasia no te quedas sin respiración, sino todo lo contrario. No sudas ni se te disparan las pulsaciones o la tensión arterial. No acabas con un hambre felino.

Se puede practicar a cualquier edad, y sea cual sea tu condición física. Sus beneficios se alargan en el tiempo, porque también nos educa corporalmente.

Una lista de beneficios MAXI a cambio de sencillos micromovimientos!

  • Puede mejorar tu vida sexual (tanto en calidad como en cantidad);
  • superar mejor la muerte de un ser querido;
  • ponerte a dieta y conseguir perder peso;
  • dejar de fumar;
  • retomar los estudios;
  • recuperar amistades y hacer otras nuevas;
  • y mejorar tu actividad laboral. 

        “ Practicar MICRO para estar MAXI “